¡¡Me como el mundo!!

Quien no hace nada malo conscientemente, no tiene miedo de enfrentarse a nada.

Seguidores

Páginas vistas en total

Que genial, que astuto, que indecente, que maravillosamente oportuno

domingo, 31 de agosto de 2014

Love, love, love

Quiero enamorarme. Desear implicarme, dedicarle todas mis horas en la cercanía y en la distancia, con palabras o en silencio. Preocuparme por alguien de verdad y pasar miedo por perderle, por dar la talla... Y así reírme por las noches de babosos borrachos y desesperados que no quieren dejar la noche en blanco, que tampoco se les mueve nada por dentro porque no piensan en alguien especial. En el fondo los compadezco, al igual que me compadezco de mi, porque no hay nada más bonito que dormirse sonriendo, que recibir halagos, caricias y lo que eso conlleva, porque las caricias solo las dan personas que sienten cariño hacia ti, no las encuentras en ningún bar ninguna noche.
Enamorarse puede ser un reto o una victoria, o por qué no, las dos cosas. Es para atrevidos dispuestos a todo, una de las sensaciones más raras, y mejores, que te da la vida, aunque también tiene sus normas a pesar de que en el amor todo vale, y es que no tienes que buscarlo, aparece cuando menos te lo esperas, como un regalo, silencioso y sin decir palabra, pero cuando llega eres completamente consciente de lo que se te viene encima, de que a partir de ahí tu vida no será la misma, cada día estarás un poco más loco, pero bueno, como dicen; las mejores personas lo están.

No hay comentarios:

Publicar un comentario